dilluns, 7 de maig de 2012

Cuento inventado de castellano

CUENTO ENCADENADO  
El rey de las sopas
Había una vez un rey, llamado Caldo III, que le gustaban mucho las sopas. Vivía en un palacio muy grande, enorme, construido con pasta de sopa. Vivía acompañado de su mujer que se llamaba Estrellita, su hija que se llamaba Lluvia y su hijo Caldo. El rey y la reina estaban muy gordos porque comían mucha sopa. La familia tenía una plantación gigante de trigo que una vez recogido, usaban para hacer la harina. El trigo lo transportaban con carros arrastrados por caballos a una fábrica particular en la cual se fabricaba la sopa. En la cocina tenían siempre a punto cuatro platos de sopa para todos. Un día la familia se fue de viaje a una isla llamada Sopona y cuando volvieron les habían robado todo el trigo y no podían fabricar más sopa. Como tenían hambre fueron a otra fábrica para comprar sopa, pero también habían robado toda la sopa. La familia real decidieron contratar a un detective privado en lugar de la policía, porque la policía es muy lenta en descubrir los casos. El detective les aconsejó que fueran a comprar sopa para poder comer y saciar el hambre, mientras él ya se encargaba del caso. A la mañana siguiente la familia real fueron a visitar una cueva, allí encontraron una montaña de trigo y el detective contratado. El rey sospechó que el detective era el ladrón pero no estaba seguro. Entonces su hijo Caldo y su hija Lluvia se quedaron escondidos en un rincón de la cueva para observar si su padre estaba en lo cierto. Caldo vio que el detective se iba de la cueva y decidieron seguirle, vieron que robaba el trigo de toda la ciudad, entonces llamaron al rey para comunicárselo y más tarde a la policía. El rey y la policía se fueron a la cueva a esperar que llegara el ladrón (detective) con el botín. Le pusieron una trampa secreta en la que cayó nada más entrar a la cueva. La policía cogió al ladrón y le interrogaron. - ¿Por qué has robado el trigo? - Por venganza y porque creo que no está bien comer todos los días derivados del trigo. El rey añadió: - Está muy mal vengarse. La familia real y el ladrón terminaron aprendiendo la lección: “No está bien vengarse, ni comer todos los días lo mismo”. El rey cogió todo el trigo de la cueva y lo repartió a la gente que lo había perdido. La gente del pueblo dio las gracias al rey por haberles devuelto el trigo. Cuento contado y estas sopas se han terminado. Grupo A de 4º

4 comentaris:

  1. Me ha gustado mucho este cuento... Por la comida ja ja ja :) era broma este trabajo en equipo tantas ideas alucinantes la aventura de la imaginación si es que no sabes que poner.En fin todo guay ja :) bueno h asta la clase de castellano a si me siento como un escritor.Ja ja ja todo me ha gustado sobretodo toda nuestra imaginación porque es muy bueno tener la imaginación.Bueno ahora si que me voy Martí Bordes Garrido de 4t

    ResponElimina
  2. Este cuento me ha gustado mucho nos a llevado mucho tiempo pero creo que a merecido la pena estar tanto tiempo. Este cuento lo he encontrado divertido, gracioso, original, etc...
    Me a encantado hacer este cuento, nos a quedado genial.

    Adrià Fillat Arnedo de 4t

    ResponElimina
  3. Felicidades. Tenéis razón un buen cuento. Y a mi también me ha gustado ver escrita en un papel "vuestra imaginación".

    ResponElimina
  4. Hemos estado dias, semanas, meses pero al final nos a valido la pena ¿no?
    Bien surrealista y divertido.

    ResponElimina